Book Name: Explorador de la noche

Capítulo 7: Interrogatorio

En la era del Reino del Mago de este mundo, generalmente solo los Magos y sus descendientes podrían convertirse en nobles.

El padre de Marvin no era un Mago, pero su abuelo paterno sí lo era. El abuelo de Marvin era un miembro de alto rango de la Alianza de Magos del Sur. Él y sus seguidores ya eran colonizadores cuando todavía no se había construido Ciudad Costa del Río. Como Mago de la alianza, él los llevó a despejar muchas tierras inexploradas para abrir nuevos territorios. Según el acuerdo entre la Alianza de los Magos y los Magos colonizadores, una parte de sus tierras colonizadas, ahora conocidas como Valle Río Blanco, se convertiría en su propio territorio.

Debido a su estatus de los territorios recientemente reclamados y su proximidad con la naturaleza, estos territorios recibieron más libertad que los principales estados sureños de la ciudad. No recibieron muchas órdenes de la Alianza de Magos, aparte de la orden de pagar regularmente impuestos. Pero cuando había una emergencia, tenían que ser capaces de responder a la convocatoria de la Alianza de Magos.

El abuelo de Marvin tuvo dos hijos. El mayor era Jean, el padre de Marvin, y el menor era Miller. Después de la muerte del abuelo de Marvin, Jean heredó el Valle Río Blanco junto con su administración territorial. Y Miller, porque no tenía el derecho de heredar el territorio, obtuvo en su lugar una cantidad considerable de dinero y, luego de reunirse en privado con Jean para obtener un poco más, se fue del Valle Río Blanco.

El actual Marvin recordó que su tío se había ido hace muchos años. Había vuelto al sur repentinamente el año pasado. Al parecer, su negocio estaba prosperando y era un hombre de negocios realmente rico. Miller compró un lugar en Ciudad Costa del Río. Los dos hermanos se reunían con bastante frecuencia y Jean estaba extremadamente feliz de que su hermano menor estuviese de vuelta. No escatimó en gastos para darle la bienvenida a casa.

En los recuerdos inocentes del joven, a pesar de que el tío Miller era bastante tacaño, su relación con su hermano era muy buena.

Pero para el actual Marvin, había todo tipo de pistas en esos recuerdos.

El cuerpo de su padre de repente comenzó a empeorar solo medio año después del regreso de Miller a Ciudad Costa del Río. Su padre estaba en el apogeo de su vida con solo 40 años de edad y ¡su cuerpo había sido tan fuerte como el de un buey! Incluso sin estar calificado como Mago, para un verdadero Luchador de rango 2 que una vez sin ayuda había puesto fin a un jabalí mutante de dientes de piedra que se entrometió en su territorio, es justo decir que las funciones de su cuerpo no podrían haberse deteriorado de forma natural en tan poco tiempo.

Incluso si fuera una enfermedad, sería bastante difícil traer tantos problemas a un Luchador fuerte y resistente.

Sin embargo, fue precisamente debido a una enfermedad inmensamente grave que Jean, su padre, falleció hace medio año. Marvin tenía apenas 14 años cuando heredó el territorio junto con el título. Comenzó a gobernar el territorio cuidadosa y diligentemente.

El año pasado había sido muy difícil de manejar para alguien de 14 años. Pero los resultados no fueron malos…

Aunque ese niño inocente era algo débil, tenía bastante talento para manejar el territorio…

Miller vino al funeral de mi padre y fingió sus lágrimas. También dijo extrañas palabras…

Su regreso y la muerte de mi padre eran demasiada coincidencia; él realmente podría tener una mano en todo esto. Por no haber heredado el territorio, Miller siempre había antagonizado a mi padre. Quizá este fue su objetivo todo el tiempo. Se volvió rico y volvió para vengarse de nosotros…

Tal vez quería tomar para sí el derecho de herencia del Valle Río Blanco. Mientras yo esté muerto, mi hermano menor Wayne definitivamente no sería un rival. ¡Acababa de sobornar a la Pandilla Aqueronte y al ayuntamiento de Ciudad Costa del Río! ¡Valle Río Blanco ya era prácticamente suyo!…

En un periodo corto de tiempo, Marvin pensó en muchas cosas.

El Tío Miller era bastante sospechoso. Pero todavía no tenían ninguna prueba para respaldar esta teoría.

––Si el Tío Miller planificó esto o no, necesitamos investigar.

Marvin sugirió rápidamente: ––Tal vez esos dos gánsteres de Aqueronte puedan poner algo de luz en el asunto.

––¿Qué quiere decir?

––Sígueme, en voz baja ––Marvin agregó––. Asegúrate de mantener vivo a uno de ellos.

En el callejón cerca de la puerta principal de la Posada Caballo Feroz, un aburrido Ladrón miraba el paisaje inmutable frente a él.

A sus pies, había un elaborado reloj de arena con la mayor parte de la arena ya caída. Esto significaba que pronto sería el momento para la señal secreta.

––Esa mujer probablemente ya está durmiendo como un tronco. ¿Qué hay para ver? Escuché que nuestro jefe le tenía bastante afecto a esta semielfo y quería capturarla con vida. Al parecer, nuestro jefe se encargará de eso mañana.

El Ladrón jugó con la daga en su mano mientras pensaba. Estaba mirando el techo, mientras no muy lejos otro centinela observaba cautelosamente y con diligencia la posada.

¡Pero en ese momento, sus ojos de repente notaron algo! ¡Una sombra furtiva se estaba acercando al tipo en el techo!

––¡¿Quién?!

El Ladrón entrecerró los ojos. Su percepción era inusualmente alta para poder notar a este tipo en [Sigilo].

––¿Otro Ladrón de pandilla?

Justo cuando estaba abriendo la boca para advertir al otro Ladrón, ¡de repente sintió un escalofrío cuando notó algo detrás de su espalda!

––¡Mierda! ¿Alguien vio a través de mi [Sigilo]?

Giró bruscamente solo para ver a esa espadachín semielfo sosteniendo una espada y corriendo hacia él.

Sus ojos estaban firmemente fijos en él.

¡Ella obviamente conocía su escondite!

El Ladrón reaccionó muy rápido, dando un ágil giro para tratar de huir del callejón, ya que no podría enfrentarse a esta espadachín en una confrontación directa.

Sin embargo, en ese momento, una sombra le apareció repentinamente de reojo.

La hábil sombra saltó rápidamente de la azotea y aterrizó delante de él, bloqueando el camino.

El Ladrón miró con amargura al cuerpo de su compañero en la azotea, con la boca algo seca.

Matar de una manera tan decisiva…

¿Podría este tipo ser un verdadero asesino?

Desde que se dio cuenta de que el otro se acercaba furtivamente a su compañero, hasta la aparición de la espadachín semielfo, solo habían pasado unos dos o tres segundos. Y ya había matado al centinela de la azotea.

¡Esto era simplemente inconcebible!

¿Dónde podrían los gánsteres del distrito comercial ver este tipo de métodos de matanza? El Ladrón no sabía cuántas potencias había matado ese tipo para poder demostrar ese tipo de habilidad.

Pero cuando vio la cara del asesino, se quedó estupefacto.

––¡Eres tú! ¿Cómo es que no estás muerto…?

El Ladrón se quedó sin habla.

La espada de Ana estaba presionada contra su espalda y con una voz fría dijo: ––Tienes dos caminos por delante. Cooperar con nosotros o morir.

El Ladrón soltó obedientemente su daga y extendió las manos. Ya había renunciado a resistirse. Ese joven noble aparentemente débil era en realidad un asesino aterrador, sin mencionar a la semielfo que era al menos una Luchador de nivel 4. Si una pelea fuera a estallar, no tendría ni una oportunidad.

––Átalo, sé de un almacén abandonado no muy lejos de aquí––dijo Marvin en voz baja.

Al norte de la ciudad, en un almacén abandonado.

––¡Lo juro! ¡Les dije todo lo que sé!

El Ladrón llamado Dink estaba atado a una silla con una cuerda de cáñamo. Lloraba amargamente: ––¡Yo estaba simplemente a cargo de seguirlos, no del ataque!

––Aún no me has dicho, ¿por qué tu pandilla está tratando de matarme? ––preguntó Marvin fríamente.

Dink actuó de manera lamentable y dijo: –– Realmente no lo sé…

––¿Ey, qué estás haciendo?

El ladrón se asustó.

Marvin se burló mientras tomaba la mano derecha del Ladrón. Dibujó suavemente una línea en su muñeca con un cuchillo pequeño y sangre comenzó a salir de la herida.

––Esto no duele en absoluto, ¿verdad? ––dijo Marvin con una sonrisa aterradora––. Pero te corté la vena. Tu sangre saldrá lentamente de tu cuerpo hasta que mueras.

Diciendo eso, una vez más cortó ligeramente la muñeca de Dink con su cuchillo.

––¡Tú… desalmado!

Dink estaba temblando de miedo ––¡Detente rápido!

––Dime lo que quiero saber y serás libre ––dijo Marvin sin corazón––. De lo contrario nos iremos y te dejaremos morir por la pérdida de sangre.

Ana estaba mirando a Marvin, preocupada. Ella obviamente sabía que necesitaban usar algunos métodos para el interrogatorio, pero le preocupaba por el comportamiento de Marvin.

Parecía un poco demasiado frío, como si hubiera pasado de ser bondadoso al otro extremo.

––Todo es porque soy demasiado inútil. No pude proteger al buen Joven Maestro y eso lo hizo sufrir tanto que tuvo que cambiar de esa manera ––pensó la semielfo. Se mordió los labios y agarró la espada con tanta fuerza que su mano se puso blanca y mostrando claramente sus venas azules.

Bajo el simple interrogatorio de Marvin, Dink colapsó muy rápidamente. Estos gánsteres no habían recibido ningún entrenamiento para soportar este tipo de interrogatorio despiadado. Solo se unieron a la pandilla para mantener a sus familias, por lo que tenían poca fuerza de voluntad.

En su vida pasada, Marvin se había encontrado una vez con algunos miembros fanáticos. Sacar información de sus bocas había sido extremadamente molesto.

––Ese tipo realmente no sabía quién ordenó el golpe. Solo dijo que era un comerciante rico en la ciudad el que pagó una enorme suma…

La Pandilla Aqueronte en Ciudad Costa del Río era simplemente una potencia de segunda clase. Su jefe quería elevar su status pero esto necesitaba una gran cantidad de monedas de plata. El rico comerciante prometió invertir en ellos una vez que lograsen hacer la escritura…

––Solo su jefe se encontró cara a cara con el empleador, mientras que el resto de los matones solo recibióórdenes. Si queremos saber quién tiró las cuerdas, necesitamos encontrar a la persona conocida como Diapheis y hacerle una visita…

Marvin estaba reflexionando en silencio.

Dink diría cualquier cosa para salvar su propia vida.

Aparte del Luchador de rango 2, Diapheis, el resto de la Pandilla Aqueronte no era muy poderosa. Entre los demás, con el que sería más molesto lidiar era un simple Ladrón de nivel 4. Su base era el Bar Piroxeno, que era conocido en los barrios marginales como un casino subterráneo que se ocupaba del comercio de órganos, y solía estar bastante lleno.

Diapheis era un hombre bastante cuidadoso. Había fortificado el Bar Piroxeno, especialmente el patio y las áreas del sótano. Entrar a escondidas no sería fácil.

Marvin era un Explorador después de todo, no un experto en quitar trampas y colarse como los Ladrones, por lo que no podía acercarse a Diapheis fácilmente.

––Joven Maestro, ¿qué debemos hacer ahora? —preguntó Ana.

De alguna manera, ella había estado dependiendo inesperadamente de Marvin desde que despertó de su enfermedad.

––¡Dijiste que me dejarías libre! ­­––dijo Dink en voz alta.

Marvin se acercó y cortó la cuerda de cáñamo varias veces con la daga curva.

La expresión de Dink estaba en blanco. No esperaba que Marvin realmente lo liberara de esa manera.

Ana frunció el ceño y quiso decir algo, pero de repente la mano de Marvin brilló con un rayo frío.

¡Boca cubierta! ¡Degollador! ¡La sangre fluye!

Dink abrió los ojos de par en par, luchando por un momento antes de morir.

­­––Estoy liberándote, pero no dije que no te mataría ––dijo Marvin, apartando con indiferencia el cuerpo del Ladrón y limpiando su daga curva.

Ana estaba temblando de miedo.

––Joven Maestro Marvin, ¿qué sucedió con usted? Esto no se parece a usted.

Marvin miró a Ana y dijo sinceramente: ––La gente tiene muchos aspectos diferentes. En este tipo de circunstancias, tengo que convertirme en otra cosa. No permitiré que nadie me arrebate mi territorio, ni tampoco permitiré que nadie te lastime. ¡No lo permitiré!

Agarró las manos frías de Ana y susurró: ––Tú eres una de las personas más importantes en mi vida. Si alguien quiere ir contra ti, haré que paguen el precio.

El rostro pequeño de Ana se sonrojó ligeramente, y a pesar de haber visto a un Marvin tan temible, se sintió mucho más segura.

Apartó las manos, algo avergonzada y dijo en voz baja: ––Joven Maestro, ¿qué hacemos a continuación?

––Nos dirigimos al cementerio.

Marvin habló de un lugar inesperado.

Book Name: Explorador de la noche

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of
eNovelHub